Cómo usar skinny jeans sin fallar en el intento

Los skinny jeans, también llamados pantalones pitillos, surgen en 1950. A pesar de que antes de la década de los ochenta el uso de pantalones skinny por hombres ya era algo común, fueron los cantantes de heavy metal quienes los popularizaron. Así que tiene un aire rebelde, vanguarditas y con mucho estilo. Sin embargo,  armonizar con el encanto de este tipo de jeans no es tarea fácil. Por tanto, lucir esta prenda requiere de ciertas reglas propias del mundo de la moda y hasta de tu tipo de cuerpo para que se vea bien. Acá te damos algunos tips para que sepas cómo usar skinny jeans sin fallar en el intento.

Hombres-cómo-usar-skinny-jean-familiarizate

Conoce la prenda

Lo primero que debes saber es que el pitillo es un pantalón que se ajusta de gran manera a la pierna, desde la cadera hasta la sección el tobillo. Si bien hay modelos más angostos que otros -tipo leggins-, a modo general, nos referimos a prendas que no mantienen ese corte recto tan normal en la ropa masculina.  Más bien se estrecha desde las rodillas hacia abajo. Este primer punto haz de tomarlo en cuenta para determinar si la prenda armoniza con tu tipo de cuerpo. Ten en cuenta que: “De la moda, lo que nos acomoda”.Hombres-cómo-usar-skinny-jean-estilo-juvenil

Estilo juvenil

Uno de los grandes beneficios de rendirse ante el poder del pitillo, es que estas prendas son mucho más cómodas de lo que la gran mayoría de los hombres piensa. Así que  al usarlas crean una silueta mucho más delgada y juvenil. Por lo que, conseguiráa en un solo paso un outfit más moderno, renovado vanguardista y estiloso.

Hombres-cómo-usar-skinny-jean-estilo-no-está-diseñado-para-todos

No está diseñado para todos

Si eres un hombre de espaldas anchas, este modelo ajustado no te beneficiará en lo absoluto porque solo desproporcionará tu figura. Igualmente para aquellos machos de piernas gruesas y glúteos abultados. En ese caso, el pantalón debe ser ajustado pero hasta una cierto nivel, pues sino se verá desproporcionado y feo. Mientras que aquellos hombres con un par de kilos extra y cuya estatura es un tanto reducida, se deben olvidar del skinny y solo pensar en la utilización de un pantalón recto. Insistimos, luce la prenda que vaya con tu tipo de cuerpo.

Hombres-cómo-usar-skinny-jean-combinacion-1

Combinación

La recomendación siempre es optar por la simetría que entrega este tipo de piezas. Por lo que, la idea siempre es mantener la proporción en relación al calce obtenido. Como el pitillo ajusta la silueta inferior, lo ideal es optar por poleras, camisas o sweater de modelos slim fit. Ten en cuenta que este vestuario dará una imagen uniforme, y a la vez, una propuesta vanguardista y sexy. También puedes lucir prendas  superiores anchas, si es de tu gusto.Hombres-cómo-usar-skinny-jean-tela

Tipos de telas

Si lo que se desea es promover un look casual y jovial, el denim es el mejor tejido para un skinny. Sin embargo, hay hombres de negocios que ven en este pantalón su mejor arma de conquista y seducción, pero temen caer en informalidades. Así que la lana, el algodón o el lino podrían quedar muy bien en este tipo de prendas. Asimismo, los expertos recomiendan el uso de materiales como gabardina o cotelé en pitillos un poco más formales.Hombres-cómo-usar-skinny-jean-ocasiones

¿En qué ocasiones?

El pitillo no tiene límites, pues es una prenda que no acepta condiciones. Por lo que, cuando alguien comienza a usarlos, nunca querrá dejarlos de lado. Su comodidad lo transforma en el atuendo preferido para ir a clases, de paseo, a bailar y de shopping.
Del mismo modo, hoy ha ampliado su espectro y muchos profesionales contemporáneos optan por este corte para las oficinas. Así que junto con sacar suspiros entre las féminas, se adecúa a la perfección al cuerpo resaltando mejor la figura masculina.Hombres-cómo-usar-skinny-jean-edgy

Edgy

Debido a su flexibilidad, estos pantalones aceptan transformaciones. Por lo que, pueden usarse algo más cortos de lo normal. Así que muchos hombres se atreven a hacerles un doblé hacía afuera, dándole así una dosis exacta de estilo. La idea es aprovechar el espacio que queda entre los zapatos y la botamanga para lucir, por ejemplo, unas happy socks o para simplemente lucirlo a lo fresco, sin nada.

Comentarios de facebook