Cómo usar el primer: optimiza la duración y uniformidad del maquillaje

El primer, en español prebase, son cremas o fluidos que acondicionan la piel para recibir el maquillaje. Por lo que, hay primers que reducen ópticamente el tamaño de los poros y la profundidad de las arrugas. También hay otros que aportan un extra de luminosidad o contrarrestan los brillos de la piel. Además,  existen los que garantizan un maquillaje duradero. Debido a que están formulados para tratan y mejoran el aspecto la piel permiten utilizar menos cantidad de fondo de maquillaje. También ayuda a que la base queda mejor distribuida. Así que te dejamos una guía básica sobre cómo usar el primer.

Cómo usar el primer

Cómo aplicar

Solo unas gotas: una pequeña cantidad será suficiente, así que empieza en el área de los pómulos, nariz y frente. Luego, extiende el producto hacia las mejillas, barbilla, sien y cuello.

Toques suaves: con la punta de tus dedos o un blender distribuye de forma pareja. Así se absorberá el primer rápidamente y no se formará una capa demasiado gruesa. Ten en cuenta cuidar cuando repases tus párpados.

Espera: antes de continuar con el maquillaje, espera de 2 o 3 minutos para que el primer haga efecto.

Cómo usar el primer

Primer transparente

Son los más usados y los hay en  distintas presentaciones: gel, líquidos, crema. Están diseñados para aportar luz, matizar, atenuar poros y pequeñas líneas de expresión. Además permite que tras aplicar la base, esta tenga una duración prolongada. Úsalo después de tu hidratante,  luego la base y algún polvo para matizar y sellar todo.

 

Cómo usar el primer

Primer de ojos

Son especiales para que los colores de los ojos no se corran y no  se acumulen en los pliegues. Esto le sucede especialmente a gente de parpados más bien grasos. Además, deja la piel lista y preparada para el maquillaje, por lo que es más fácil de difuminar y trabajar. Ten en cuenta que el primer de cara no es lo mismo que el primer de ojos.

Cómo usar el primer

Primer  para labios

Igualmente este primer permite que el color del labial no se corra al tiempo que prolonga su duración.  Además hace que la piel del labio luzca más lisa. Igualmente, en caso de bocas más arrugadas no permite que el color se escape por las comisuras.

Cómo usar el primer

Primer corrector

El primer que, a  la vez, funciona como corrector, viene en tonalidades verdes, rojas y amarillas. Estas  te ayudarán a disimular imperfecciones como cicatrices o manchas.

¿Y tú tienes otros tips sobre cómo usar el primer? ¡Coméntanos!

Comentarios de facebook