¿Para qué usar los tipos de polvos?

Los polvos cumplen la función de dar un toque de color a tu rostro o fijación de maquillaje. En ocasiones se genera una confusión razonable debido a las diferentes opciones que tenemos. Hay polvos translúcidos, compactos, bronceadores, entre otros, por lo que debemos aprender a identificarlos. Acá te traemos una selección de algunos tipos de polvos y sus usos.

Generalmente el uso que le damos a los polvos es para Fijar el maquillaje. También puede disimular imperfecciones como granos ojeras o emparejar el tono de piel. Sin embargo, cada uno de los tipos de polvos cumple una función específica en el maquillaje, así que aprende a utilizarlos y conviértete en la reina del maquillaje.

Polvos compactos

Es mucho más grueso que el polvo suelto o translucido. Unifica el tono de la piel y matiza el rostro. Además, está elaborado para controlar la grasa de la piel y absorberla. Ten en cuenta que siempre deben aplicarse antes de maquillarte los ojos y labios y después de la base y el corrector. Por suerte, son perfectos para llevar en el bolso.

Polvo traslucido

Se utilizan para fijar el maquillaje, evitar brillos y darle a tu piel un aspecto luminoso y  aterciopelado. No tiene color. Debido a ello, se aplica al final del maquillaje sin afectarlo ya que son transparentes. Debido a su efecto matiz, suele aplicarse en la zona T de la cara que es donde más se acumula grasa.

Polvos sueltos

Suelen confundirse con los translúcidos  sí pertenecen a esta clase, pero viene con alguna tonalidad. El objetivo del polvo suelto es controlar el brillo y hacer que la base de maquillaje dure más. Son ideales para las pieles grasas o mixtas ya que contiene unas partículas que le dan un tono más natural.

¡Ahora anda a maquiilarte como una experta!

Comentarios de facebook